CLAUDIO COELLO, 25 1º INTERIOR- 28001 MADRID - ESPAÑA

Coherencia en el Protocolo

0484225cb04dacd677186d08b1d65deb

Me preguntan con frecuencia sobre el protocolo a la hora de llevar sombrero o tocado. Y es cierto que hay algunas normas básicas que al menos se deberían conocer pero siempre me hago la misma pregunta: ¿de verdad nos importa? porque

si realmente nos importa deberíamos tener presente que el protocolo no solo atañe al sombrero, sino a todo lo que llevamos puesto.

Incluso voy mas allá: creo que antes de acordarnos del protocolo del sombrero habría que atender al decoro y normas básicas en el vestir tanto por respeto a los demás como por “inteligencia estética” o buen gusto.

No tiene mucho sentido preocuparse por el protocolo de lo que se lleva en la cabeza si acompaña a un vestido demasiado escotado o demasiado corto para asistir a una boda u otro acto mas o menos serio. Para una fiesta hay mas libertad, aunque el límite entre boda y fiesta es cada vez mas difuso…

 

   

 

 

Y es que creo que todavía para muchas personas el sombrero sigue siendo un ente extraño que no se lleva con frecuencia y por tanto con naturalidad. La frase

“la mujer sale tocada y vuelve tocada”,

indica que las mujeres no deberían (no tienen porqué) quitarse el sombrero en ningún momento hasta volver a casa. Es decir, que no nos tenemos que preocupar por lo que llevamos puesto, igual que no nos preguntamos si debemos quitarnos los pendientes en algún momento del evento. Es cierto que también contribuye mucho el tamaño del sombrero. Por eso, de la misma forma que si elegimos unos pendientes demasiado pesados y exagerados va a ser un problema para aguantarlos mucho tiempo, elegir bien el tamaño del sombrero a nuestra estatura y anchura de hombros entre otros factores en importante.

 

Deja un comentario